Blogia
bLog USMIJ

No hace falta magia, solo haces falta tú

-¡Abuelita! -gritaban los niños corriendo a sus brazos-

Era un cálido día de julio, Eli recibía con cariño ese abrazo.

-Cuídalos, por favor-dijeron sus padres-

-Ya sabes hijo mio, que siempre -dijo con una cálida sonrisa-

Al marcharse y Eli despedirse ya no veía a los niños.

-¿Dónde estais?

-¡Aquí abuelita!

Los granujillas, estaban en una habitación, la de Eli, uno tenía una foto.

-¿Y esto abuela?

Eli lo cogió, era una antigua foto familiar todos felices y en la contraportada ponía:

*No hace falta magia para cambiar a mejor tu vida, solo haces falta tú*

-Bueno... una historia del pasado...-dijo Eli-

-¿Puedes contarnosla?¿Por favor?-dijeron a la vez con una sonrisa angelical-

-Vale, sentaros-dijo señalando un lugar cerca de su sofá-

"Yo... tuve una infancia muy revoltosa, más que vosotros dos, dandole muchas calamidades y problemas a mis padres"

-¿Tú? Si eres muy buena abuelita-dijo uno de los dos nietos-

-Ya pero me creais o no, yo era una bruja.

-¿Una bruja?-dijeron ambos sorprendidos-

-Si, dejadme continuar con la historia, por favor...

"Sería cuestión de azar, una maldición o algo parecido, pero nací con poderes.

Mis padres a los pocos meses de nacer, ya vieron que podía mover cosas y con esto siempre ocasionaba problemas.El dinero que se gastaban en mi era insufrible. Y encima al ser cabezota y querer conseguir siempre lo que quiero, no dejaba de ocasionar destrozos hasta lograrlo, ahora pienso que al ser tan pequeña pude haber intentado cambiar una cosa del pasado pero...

Bueno sucedieron cosas y tuve que marcharme de donde nací.Crecí y con el tiempo mis poderes, me dí cuenta que a parte de mover cosas y destruirlas, podía hacer más cosas, como encantar a las personas para que actuen/me traten como yo quisiera.Me dí cuenta viendo que mucha gente me hacía caso sin rechistar al pronunciar ciertas palabras.

Tenía el poder... por desgracia el poder corrompía. Siempre me quejé de mi vida, de burlas entre mis compañeros, peleas con mis padres y hermanos. Y ahora podía cambiar eso. Pasó el tiempo y todo a mi alrededor era perfecto, mis padres dejeban de regañarme, tambien mi hermano, no tenía problemas, pero aún así no era feliz.Tenía todo... pero llegaba a ser monótono, todo estaba bajo mi autoridad, pero todo se sentía tan frío ¿Tanta gente tenía la culpa de mi infelicidad? ¿O solo yo? Todo ocurrió por mi egoismo y solo pensaba en mi misma, y me basaba en un truco barato que no me da realmente la felicidad, porque no arregla realmente nada...

Me fuí y busqué en mi mente algunas palabras, y busqué y encontré el que me hacia falta. Quería dejar de ser bruja porque solo me traía malestar y tentaciones...

Tras tomarme mi propio encantamiento, caí desmayada, al despertar ví a toda mi familia, preocupada, les conté lo que hize y me abrazaron calurosamente, después de eso nos hicimos la foto..."

-Por lo que y para finalizar, mis pequeños, debéis siempre arreglar vuestros problemas, sin trucos.

-¡Vale abuelita!-dijeron los dos abrazandola-.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Graciela -

Qué historia más bonita y cuanta verdad revela. Yo también soy abuela, aunque de un sólo nieto, de momento, pero feliz de poder compartir mi vida con mis seres queridos y con los que me necesitan....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres